Un actor judío deja colgada a Natalie Portman por las presiones de su comunidad religiosa

El actor judí­o Abe Karpen se ha visto obligado a abandonar repentinamente el rodaje del film ‘New York I Love You’ (‘Nueva York, te quiero’) por las presiones de su comunidad religiosa, la jasí­dica. Se trata una corriente judia ultra-ortodoxa que, entre otras muchas particularidades, prohí­be ver la televisión, pelí­culas o usar Internet.

A los rabinos de este movimiento mí­stico judí­o no les ha gustado nada ver a uno de sus feligreses protagonizando una pelí­cula, aunque su pareja en la ficción fuera otra judí­a, como es el caso de la estrella Natalie Portman.

Portman y Karpen iban a ser los protagonistas de una de las doce pequeñas historias de amor que componen ‘New York I Love You’, un film coral dirigido por varios cineastas en el que daban vida a una joven pareja judí­a que estaba a punto de casarse. Las primeras fotos del rodaje llegaron a la prensa y cayeron como una auténtica bomba en el seno de la comunidad jasí­dica, ya que sus miembros tienen prohibido ver la televisión, pelí­culas o usar Internet.

La reacción de los rabinos no se hizo esperar y obligaron a Karpen a abandonar inmediatamente el rodaje. “Estoy fuera del film. No es aceptable en mi comunidad, a los rabinos no les gusta la idea de que un jasí­dico actué en Hollywood”, confirmó el propio actor, de 25 años. “Verdaderamente él no fue consciente de que se trataba de una pelí­cula de Hollywood y que Natalie Portman era una estrella. Pensó que era algo más pequeño, fue un poco ingenuo” afirmó Isaac Abraham, lí­der de la comunidad jasí­dica, que insistió en que al aceptar el papel Karpen “no comprendió la magnitud de lo que estaba haciendo”.

La ira que esta “ingenuidad” despertó en la comunidad jasí­dica fue tal que sus lí­deres amenazaron a Karpen con repudiarle a él y a toda su familia si no abandonaba el rodaje. “Tengo a mis hijos estudiando en una escuela judí­a y el rabino me llamó ayer y me dijo que para que sigan en la escuela tengo que hacer lo que ellos dicen”, confesó Karpen en declaraciones a ‘Showbizspy’ recogidas por otr/press.

Pero, además de avisarle de que si no salí­a del proyecto expulsarí­an a sus hijos de la escuela judí­a, los jasí­dicos incluso pudieron llegar a amenazar de muerte al actor. “La comunidad querí­a matarle”, aseguró Levi Okunov, un viejo amigo del actor. NO QUISO NI COGERLA DE LA MANO Y eso que el devoto Karpen intentó ser totalmente fiel a sus creencias durante el rodaje y no quiso ni agarrar de la mano a Portman. “Ellos querí­an que cogiera de la mano a Natalie pero me negué y les dije ‘de ninguna manera’. Va contra nuestra religión, solo puedes coger de la mano a tu esposa”, relató.

En todo caso, el actor señala que su fe es lo más importante y que las reprimendas de los rabinos le han hecho comprender que estaba haciendo algo “incorrecto”. “Desperté y vi que estaba cometiendo un error enorme”, aseguró Karpen que solo tiene elogios para su compañera de reparto “la única actriz con la que estaba dispuesto a trabajar”. Además reveló que durante todo el rodaje se encontró muy cómodo con ella porque hablaron “en el hebreo” y Portman le confesó que “quiere hacerse más religiosa”. Los que están mucho más contrariados son los productores del film que sienten mucho “que esto haya creado un problema para Karpen personalmente y para su comunidad”. “Esta es la última cosa que esta pelí­cula querrí­a hacer ya que se trata de una cinta sobre el amor y el entendimiento entre gente diferente y las diferentes comunidades y creencias”, señaló Jan Korbelin, productor exclusivo de ‘New York, I love You’.

Escribe un comentario