Revilla señala la industria, energía y turismo como pilares del II Plan de Gobernanza

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se ha referido al Hospital Valdecilla, el proyecto Comillas, la industria, la energía y el turismo de calidad como «pilares del desarrollo de la región» y del II Plan de Gobernanza, «para salir reforzados de la crisis».

Así lo manifestó ayer durante la presentación, ante más de 500 representantes de la economía, la sociedad, la cultura y las instituciones de la región, del II Plan de Gobernanza 2008-2011 del Ejecutivo autonómico que pretende «consolidar un modelo de crecimiento económico productivo, equitativo y sostenible», según establece el propio documento.

Revilla, que estuvo acompañado por la vicepresidenta del Gobierno regional, Dolores Gorostiaga, y el consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo, manifestó que Valdecilla «será el mejor hospital de Europa cuando esté concluido en tres años». Del Centro de Estudios del Español de Comillas afirmó que situará a la región como «referente mundial en el aprendizaje de una lengua que hablarán 1.000 millones de personas en 2050».

Respecto a la industria cántabra, el presidente regional aseguró que es la «gran apuesta de este Gobierno». Por su parte, el desarrollo energético dará a Cantabria la «oportunidad» de ser «vanguardia en las energías renovables», según dijo.

Finalmente, y sobre el turismo de calidad, destacó que la Comunidad Autónoma concentra 10 de las 40 declaraciones de Patrimonio de la Humanidad que hay en todo el país. Para el presidente, éstas son las «bases para que Cantabria salga reforzada de la crisis».

Junto a todo ello, destacó como resortes de la región, frente a otros territorios, la estabilidad política, el «adecuado» clima social, la «excelencia» investigadora de la Universidad de Cantabria (UC), el «prestigio internacional» de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), y el «carácter afable y acogedor» de la región.

Salir adelante

«Es el momento de tirar para adelante», enfatizó Revilla, a la vez que hizo un llamamiento a que «cada uno, empresarios, Gobierno y trabajadores, cumplan con su labor» porque, según el jefe del Ejecutivo regional, «Cantabria va a salir adelante con medidas, actuando y trabajando». «Estoy convencido de que esto también puede ser una oportunidad para reorganizar nuestra estructura económica.

En las crisis hay gente que sale fortalecida y gente que cae, y Cantabria no va a caer», aseveró. Al contexto de crisis internacional se refirió también la vicepresidenta, quien destacó la importancia de la transparencia «ante la incertidumbre» y afirmó que el Plan de Gobernanza está pensado para «guiar al Gobierno en una legislatura que se ha iniciado con dificultades económicas».

Además, Gorostiaga apostó por «pasar de la tradición a la competitividad». En este sentido, destacó la medidas de aplicación inmediata, que van encaminadas a «tratar de paliar los efectos negativos que la crisis económica tiene sobre las capas de la sociedad que habitualmente sufren más dificultades en un momento como este: los trabajadores».

Como ejemplo citó el Plan Extraordinario de Inserción Laboral, las ayudas directas y subvenciones al empleo autónomo, y el apoyo del Servicio Cántabro de Empleo, «en el que hemos doblado el número de profesionales que trabajan diariamente en la orientación personalizada».

Colaboración del estado

Además, Revilla y Gorostiaga hicieron referencia a la colaboración del Gobierno de España en Cantabria.

El presidente aseguró que «el Plan de Gobernanza estaría cojo si el Estado no cumpliera con las condiciones que se tienen que dar en infraestructuras».

Así, Revilla citó la Autovía de la Meseta, que estará concluida en los próximos meses, la del Cantábrico, la Ronda de la Bahía y, sobre todo, los dos AVE, el Madrid-Santander y el Santander-Bilbao, como bases que «sacarán a Cantabria del tradicional déficit en infraestructuras». Gorostiaga, por su parte, afirmó que, sin el apoyo del Estado, Cantabria «no podría afrontar las dificultades económicas de la forma que lo está haciendo».

En este sentido, apuntó los datos de la inversión que el Estado va a realizar en Cantabria a lo largo del año 2009, hechos públicos ayer y que ascienden a 420 millones de euros. Más concretamente, citó la inversión que el Ministerio de Fomento va a realizar en esta región, dado que 301 millones de euros que constituyen, hoy por hoy, «la cifra más elevada invertida nunca en la historia de esta Autonomía».

Los presupuestos generales del Estado contemplan, según Gorostiaga, las «cantidades necesarias para mantener e incluso incrementar los ritmos de ejecución de los proyectos de autovías, puerto y aeropuerto actualmente en marcha». Además, consignan, según recordó, 50 millones de euros para el desarrollo del corredor ferroviario entre Palencia y Santander.

Objetivos del II Plan de Gobernanza

El consejero de Economía y Hacienda durante su intervención, apostó por «conectar con el modelo social europeo», aplicando políticas anticíclicas «frente al fundamentalismo de mercado».

«Nosotros proponemos una intervención, una capacidad de actuación, de iniciativa del Gobierno para actuar sobre el mercado mediante la inversión pública, impulsando la privada y orientándola hacia las actividades económicas que contribuyen a la modernización productiva de Cantabria».

Además, Ángel Agudo precisó los objetivos concretos del II Plan de Gobernanza «para conseguir situar a Cantabria entre las regiones más avanzadas de la UE-15».

Así, explicó que el objetivo económico del Gobierno es converger en 2011 en renta per capita y empleo con los países más avanzados de la Unión, actuando sobre el mercado de trabajo, impulsado la inversión en I+D+i, fomentando la apertura de la economía y la sociedad de la información, aumentando la tasa de creación de empresas de más de un trabajador en un 25 por ciento, y aportando otros 10 millones de metros cuadrados de suelo industrial.

Además, «la política de equidad se materializará en que el porcentaje de ciudadanos de Cantabria por debajo del umbral de la pobreza será de un 9 por ciento en 2012″. Con este objetivo, Agudo afirmó que el Gobierno fomentará el acceso al sistema sanitario, trabajará en la mejora del capital humano y la calidad de la educación, apostará por mejorar en cantidad y calidad el mercado de trabajo, y desarrollará la atención a las personas dependientes».

Finalmente, se refirió a la sostenibilidad, «la tercera pata del modelo de desarrollo», para que el desarrollo actual «no perjudique» a las generaciones futuras, llevando a cabo una política de lucha contra el cambio climático y fomentado las energías renovables.

Escribe un comentario