El monstruo de ecatepec

Asesinos en serie más famosos de américa

Los «Monstruos de Ecatepec» es el nombre dado a una pareja de asesinos seriales Juan Carlos Hernández[1](1985, Lázaro Cárdenas, Michoacán) y Patricia Martínez[2] (1980, Lázaro Cárdenas, Michoacán)[3][4] El caso también recibió los nombres de «La casa del horror»[5] o «Los carniceros de Ecatepec». [6] Activos en Ecatepec de Morelos, Estado de México, de 2012 a 2018, se sospecha que la pareja ha cometido entre 10 y 20 asesinatos, y también han confesado haber canibalizado los cuerpos de sus víctimas .[7] La pareja fue aprehendida el 4 de octubre de 2018 cuando transportaba restos humanos en una carriola de bebé.[8]

Ambos nacieron en Lázaro Cárdenas, Michoacán, con una diferencia de edad de cinco años. La madre de Juan Carlos era una madre soltera, que supuestamente solía vestirlo de niña, llevaba hombres a su casa y obligaba a su hijo a ver sus encuentros sexuales. Además, declaró que en su infancia sufrió abusos sexuales por parte de otra mujer que en ese momento era su cuidadora[9] Cuando tenía 10 años, se cayó de las escaleras y sufrió un grave traumatismo craneoencefálico[10] Patricia Martínez nació en una familia pobre y era manipuladora. Se le diagnosticó un trastorno de inteligencia fronterizo ligado a la discapacidad intelectual. En esa época ejercía la prostitución[1].

Asesinos en serie europeos

¿Quieres ver si hay otra ruta que te lleve a una hora más temprana? Moovit te ayuda a encontrar rutas u horarios alternativos. Obtén direcciones desde y hacia Monster fácilmente desde la Moovit App o el sitio web.

Hacemos que ir a Monster sea fácil, por eso más de 930 millones de usuarios, incluyendo usuarios en Ecatepec De Morelos, confían en Moovit como la mejor app para el transporte público. No necesitas descargar una aplicación individual de autobús o tren, Moovit es tu aplicación de tránsito todo en uno que te ayuda a encontrar el mejor horario de autobús o tren disponible.

Los peores asesinatos de la historia

Los «Monstruos de Ecatepec» es el mediático nombre dado a un par de asesinos seriales mexicanos conformados por Juan Carlos Hernández y Patricia Hernández. El caso también recibió los nombres de «La casa del horror» o «Los carniceros de Ecatepec». Activos en Ecatepec de Morelos, Estado de México, desde 2012 hasta 2018, se sospecha que la pareja ha cometido entre 10 y 20 asesinatos, y también han confesado haber canibalizado los cuerpos de sus víctimas. La pareja fue detenida el 4 de octubre de 2018 cuando transportaba restos humanos en una carriola de bebé.

1. Antecedentes Ambos nacieron en Lázaro Cárdenas, Michoacán, con una diferencia de edad de cinco años. La madre de Juan Carlos era una madre soltera, que presuntamente solía vestirlo de niña, llevaba hombres a su casa y obligaba a su hijo a ver sus encuentros sexuales. Además, declaró que en su infancia sufrió abusos sexuales por parte de otra mujer que en ese momento era su cuidadora. Cuando tenía 10 años, se cayó de las escaleras y sufrió una grave lesión cerebral traumática. Patricia Martínez nació en una familia pobre y era manipuladora. Se le diagnosticó un trastorno de inteligencia límite ligado a la discapacidad intelectual. En ese momento ejercía la prostitución. La pareja se conoció en 2008, cuando Patricia trabajaba como camarera en un restaurante, del que Juan Carlos era cliente habitual. Iniciaron una relación y, aunque él presumía de ser un «asesino», ella decidió irse con él. La pareja tuvo cuatro hijos durante sus 10 años de relación. Abrieron un negocio familiar en el que vendían ropa, perfumes y teléfonos móviles.

Cuántos asesinos en serie hay en el mundo

Andrés Filomeno Mendoza Celis, de 72 años, fue detenido la noche del sábado 15 de mayo de 2021 en su domicilio de la calle Margaritas, en el municipio mexicano de Atizapán de Zaragoza. Los detectives llegaron a la casa de Mendoza para entrevistarlo sobre la sospechosa desaparición de una mujer, Reyna González, madre de dos hijos, sólo para encontrar sus restos mutilados sobre una mesa. Se dice que González fue a la casa de Mendoza, un amigo de la familia, a comprar piezas de teléfonos móviles para su negocio.

Al parecer, Mendoza admitió haber asesinado a una treintena de mujeres en los últimos veinte años. La mayoría de sus nombres figuraban en un cuaderno encontrado en el local. Según Imagen Televisión México, Mendoza confesó haberse comido las partes del cuerpo de sus víctimas; grabó los asesinatos y las mutilaciones en 25 cintas de vídeo. Supuestamente arrancó la cara y el cuero cabelludo de sus víctimas, la última porque era «bonita».

Los investigadores utilizaron perros rastreadores para localizar partes de cuerpos humanos; los agentes perforaron el suelo para recuperar los restos y el pelo de varias otras mujeres. También encontraron zapatos de mujer, prendas de vestir y las tarjetas de identificación electoral de Flor Vizcaíno, de 38 años, que fue vista por última vez el 16 de octubre de 2016, y de Rubicela Castillo, de 32 años, cuya desaparición fue denunciada el 20 de julio de 2019.